MUNDO DINERO

Conseguir dinero

Empleo

Hoy en día es complicado hacerse un hueco en el mercado laboral, por lo que es importante dedicar esfuerzo y tiempo en la búsqueda de empleo y en la preparación del currículum vitae y de la entrevista de trabajo.

 A continuación te presentamos una serie de consejos para que puedas afrontar con éxito tu búsqueda de un trabajo mejor.

La entrevista

 Las claves para afrontar con éxito una entrevista se pueden resumir en:

 En primera persona. Hablar de uno mismo no es fácil porque no estamos acostumbrados a ello, pero a veces es necesario, y conviene hacerlo bien porque de ello puede depender que consigamos un puesto de trabajo. Así, si el entrevistador nos pregunta, ¿qué me puede contar sobre usted? lo más correcto es dar una respuesta breve, que ofrezca suficiente información sobre nuestras cualidades y experiencias más relacionadas con el puesto del trabajo al que aspiramos. Y nunca, nunca, hay que abrumarle contándole todos los detalles de nuestro currículum o dándole una clase maestra sobre nuestra forma de ser.

Afrontar el pasado. Lo normal es que en algún momento de la entrevista nos pregunten por los trabajos que hemos realizado hasta el momento. Con este tipo de preguntas el entrevistador no sólo trata de indagar en nuestra carrera profesional, sino que también intenta conocer cómo ha sido la relación con nuestros jefes y compañeros y si hubo algún problema que deba tener en cuenta. Ante este tipo de preguntas lo mejor es responder con sinceridad pero, lógicamente, haciendo especial hincapié en los mejores aspectos de las relaciones pasadas y suavizando las malas experiencias. En cuanto a las causas por las que se cambia de empleo, lo más conveniente es explicar que el puesto que se desempeñaba ofrecía pocas perspectivas de futuro y que se quiere dar un nuevo impulso a la carrera profesional.

Íntimo y personal. Cuestiones como ¿estás casado?, ¿planeas tener hijos en breve?, ¿eres religioso? pertenecen a la esfera íntima de cada persona y, por lo tanto, no tienen porqué responderse en una entrevista de trabajo, sobre todo sin son totalmente irrelevantes para el desempeño del puesto al que se opta. Si no se puede evitar contestar lo mejor es hacer saber al entrevistador, de la forma más correcta posible, que esa pregunta entra dentro del ámbito de la vida privada.

Intereses profesionales. Los seleccionadores suelen buscar candidatos que muestren entusiasmo tanto por la empresa como por el puesto que desean alcanzar. Preguntas como ¿por qué crees que deberíamos contratarte?, ¿qué puedes aportar al puesto? Son bastante corrientes, por lo que es muy importante informarse, antes de acudir a la entrevista, sobre la actividad de la compañía, los productos o servicios que ofrece, y qué competencias abarca el puesto que se quiere conseguir.

Objetivo desestabilizar. Algunas preguntas están diseñadas para “poner en aprietos” a los aspirantes y ver cómo reaccionan ante determinadas situaciones: ¿crees que tienes la edad y experiencia suficiente para el trabajo ofertado?, ¿qué harías si tu trabajo es criticado?, ¿cómo reaccionarías ante un jefe excesivamente controlador?, ¿de qué forma superarías un fracaso profesional?, ¿qué harías ante un despido fulminante y sin previo aviso?… A todas ellas es conveniente contestar de forma serena y con una actitud positiva, destacando la capacidad personal para superar dificultades, adaptarse a nuevas situaciones y aprender de los errores cometidos.

Las retribuciones. Si hay un punto especialmente delicado en la entrevista de trabajo es el tema del sueldo. Las preguntas sobre cuánto deseamos ganar o cuáles son nuestras expectativas económicas nos pueden poner en un compromiso. Por eso, la mejor manera de abordarlas es con respuestas abiertas y un poco ambiguas como, por ejemplo: “espero un salario acorde con mi aportación y las responsabilidades que voy a asumir” o explicar que además del dinero también nos motivas las oportunidades que nos brinda el trabajo.


 

 El currículum vitae

 Las reglas para elaborar un currículum de éxito son:

 Un candidato joven deberá mostrar sus conocimientos teóricos y técnicos y darle menor peso a la experiencia laboral, mientras que un mando intermedio o directivo deberá remarcar su logros conseguidos en su trayectoria profesional por encima de su etapa estudiantil.

Quien acaba de finalizar sus estudios debe destacar todas sus aptitudes, pero es importante que detalle, por ejemplo, si ha trabajado mientras se formaba. Eso denota dinamismo y responsabilidad. Es interesante también indicar si ha estado en el extranjero. Además de confirmar los conocimientos de otro idioma, dejará entrever que es una persona madura y autónoma.

Si ha habido años en los que no se ha trabajado ni estudiado, no deben detallarse. Son aspectos que 
se tratarán en la entrevista personal. Tampoco hay que ser excesivamente insistente a la hora de enviar el CV, ya que los departamentos de recursos humanos no suelen dar respuestas inmediatas. Además, son gestos que denotan nerviosismo e inseguridad.

Los procesos de selección son cada vez más exigentes, ya que hay más candidatos para cada puesto. Por ello, las empresas buscan perfiles con buena capacidad de adaptación a los cambios y con predisposición positiva. Es interesante resaltar la disponibilidad a la movilidad geográfica o mostrar flexibilidad en las condiciones económicas, aspectos valorados ahora más que nunca.


Es importante que se siga una estructura concisa y clara. Cuando se cuenta con una amplia carrera profesional, es mejor que la experiencia laboral figure antes que la formación académica. Si no es así, puede situarse a continuación de esta.

Después se sitúa la formación complementaria, el concocimiento de idiomas (se debe ser fiel al evaluar el nivel, porque que lo pueden comprobar en la entrevista), y otros datos de interés, como la disponibilidad para viajar o residir fuera o si se dispone de carné de conducir. Compruebe siempre antes de entregar su currículum que resulta sencillo de leer.


Los expertos aseguran que se valora más la claridad y la concreción en el currículum que el espacio que ocupa. Aún así, si tenemos una dilatada experiencia y una amplia formación teórica será complicado abarcar menos de dos hojas, pero siempre que sea posible debe reducirse a una sola cara. Porque cuanto más sencillo se lo pongamos al empleador, mejor.


Nunca se debe mentir ni exagerar la información del currículum vitae, porque es algo que "luego se puede volver en contra". Tampoco hay que resaltar los aspectos negativos, como la causa por la que dejaste tus anteriores empleos, ni detalles de tipo político y religioso.


Tampoco es recomendable incluir los hobbies personales, a no ser que sea información que aporte un valor añadido relevante para la empresa y el puesto ofertado.


La forma de buscar trabajo ha cambiado considerablemente en los útimos años con la irrupción de Internet. Es recomendable utilizar para ello sólo las redes sociales profesionales, como Linkedin o Xing, mientras que el resto debemos dejarlas sólo para el ocio.

Estas redes vienen a ser hoy por hoy nuestra red de contactos. Debemos de ser constantes con este método, actualizar bien nuestro CV, añadir y aceptar invitaciones de contactos profesionales. Si bien es cierto que a través de ellas podemos contar con nuevas oportunidades, sobre todo para tener contactos más personalizados, el proceso de selección no cambia. Al final, el mejor preparado será el que cuente con más oportunidades.

Es muy importante dedicar todos los días tiempo a la búsqueda de empleo. Hay que mirar diariamente las alertas de empleo que llegan al correo, insertarse en aquellas ofertas donde el perfil profesional pueda encajar, y utilizar las herramientas disponibles: prensa, portales de empleo, movilizar contactos, o acudir regularmente a las empresas de recursos humanos .

 Volver

 

La carta de presentación

  Un responsable de Recursos Humanos de una empresa puede leer al día varios currículum. Muchas veces por falta de tiempo o por las prisas apenas puede dedicarle unos segundos a cada uno. De ahí que una carta de presentación sea vital para llamar su atención.

En la carta de presentación no vas a enumerar toda tu experiencia laboral, las empresas donde has trabajado o la formación que has recibido desde que saliste del colegio. En una carta de presentación se reflejan las actitudes de la persona, el interés que tienes por esa empresa, qué puedes ofrecerles...

Mientras que un currículum se centra en hablar de tu experiencia laboral, la carta de presentación es, como su nombre indica, una presentación de tu personalidad, tu forma de trabajar, cómo eres... En definitiva, cosas que un currículum no puede decir.

Nunca utilices una carta de presentación estándar para enviarla a cualquier oferta. Debe ser siempre una carta redactada y diseñada para responder a las características concretas de esa oferta de trabajo. En otras palabras, que debe ser una carta totalmente personalizada ya que en cada anuncio de trabajo pueden pedir una cosa o ir buscando cosas diferentes. Cuando escribas la carta piensa en esa empresa.

La carta de presentación nunca debe ocupar más de una hoja. Recuerda, su objetivo es llamar la atención del responsable de RRHH a primera vista y ahorrarle trabajo. Si tiene que leer 5 párrafos interminables seguramente desechará tanto tu carta como tu currículum vitae.

En la parte superior de la carta deben aparecer tres cosas indispensables: tus datos personales -por si la carta es separada de tu currículum-, la referencia del anuncio al que se respondes y la fórmula de cortesía para el destinatario.

A continuación la carta quedará dividida en dos apartados. En el primero debes exponer por qué estás realizando la solicitud a esa oferta laboral y qué cosas te diferencian del resto de candidatos. Vamos, que digas tus puntos fuertes. Eso sí, de forma comedida y sin lanzarte demasiadas flores.

Una vez que te has "vendido" llega el momento de solicitar una entrevista personal. El objetivo del segundo párrafo es convencer a la persona de que tienes mucho interés en seguir ampliando y discutiendo más detalles sobre tu formación, tu experiencia o el puesto de trabajo en un "cara a cara". Usa frases como "espero tener la oportunidad de comentarle -o ampliarle- personalmente mi trayectoria profesional".

 

El lenguaje de toda la carta de presentación debe ser directo, sencillo y claro, con verbos que inspiren acción y dinamismo, con un tono positivo y frases cortas. Ve al grano, no te vayas por las ramas. La persona que selecciona a los candidatos debe quedar convencida nada más leer tu carta de que puedes ser un buen fichaje.

Tampoco hay que esperar a encontrar una oferta laboral para mandar nuestra solicitud. Podemos hacerlo en plan "autocandidatura", ofrecernos a una empresa aunque ésta no haya solicitado un trabajador. En este caso la carta de presentación se realizaría de la misma manera pero tendrías que poner especial énfasis en tu interés por mantener con la empresa una comunicación en el futuro, indicar claramente el puesto o las funciones en las que les serías útil o realizar algunos comentarios positivos y profesionales -en otras palabras, qué harías tú- sobre la empresa.

 

Otros consejos que podemos darte son los siguientes: envía siempre una carta de presentación original y nunca fotocopias, que la impresión sea perfecta, usa buen papel y sobre y no unos cutres que tengas en un cajón con las puntas gastadas o manchados.

Antes de enviar la carta repasa la ortografía, una falta podría ser fatal. Tampoco te rebajes ni te lamentes, no vayas en plan víctima. Tampoco te subestimes ni escribas en negativo como "no tengo mucha experiencia" o "a pesar de nunca haber trabajado en el sector". Tampoco uses una misma carta para solicitar dos puestos diferentes, da la sensación de que cualquier cosa te vale.

En definitiva, valórate como persona y como profesional, vende tus logros y hazles ver que eres necesario para la empresa, de que te necesitan. Y tampoco olvides mencionar lo que tú harías por la empresa, qué les podrías aportar.

 Volver

 

La búsqueda de trabajo

Las búsquedas de empleo hoy en día deben realizarse activamente utilizando todos los medios disponibles, tanto los tradicionales como los que ofrece la red. Éstos últimos se han vuelto los más importantes muy rápidamente y tienes que saber sacarles partido. Te presentamos los mejores portales de búsqueda de empleo en España actualmente:

 

Infojobs
Infoempleo


Oficina de empleo

Laboris


Monster

BuscoJobs

Trabajando

 

 

Si ya tienes trabajo, enhorabuena. Pero deberás seguir realizando un esfuerzo permanente para mantenerte y ascender en tu puesto. Los consejos siguientes te serán muy útiles para conseguirlo:

1. Conoce las prioridades en las tareas que tengas que realizar y los tiempos establecidos para cumplirlas. Realizar el trabajo con rapidez y eficacia será muy valorado.2. No manifiestes las opiniones personales sobre el trabajo que estás realizando. Cuando el puesto esté consolidado será el momento de dar la opinión y cambiar lo que se considere necesario.3. Procura adaptarte a la forma de trabajar de tu superior.4. Sé consciente de que mucha gente te está observando, así que cuida todos los detalles.5. Intenta conocer la opinión de tus compañeros. Pueden serte muy útiles los consejos de las personas que llevan más tiempo en la empresa. 

 

 

 

Volver

 

Área de miembros

Suscribirse

Charts



Need a Website? Go Daddy has everything you need to get on the web!

Begin BidVertiser code

Cita del día

Quote of the Day